Puesta a punto de tu aire acondicionado

Llega el buen tiempo, ¡prepárate para el frío!

Con la llegada del calor y el buen tiempo debemos revisar el circuito de refrigeración de nuestro vehículo con tal de mantener una temperatura agradable en el habitáculo interior y hacer nuestros trayectos lo más livianos posibles. Lejos quedan aquellos tiempos donde bajar la ventanilla era la única solución para refrescarnos. Desde la incorporación del aire acondicionado en los vehículos a principios de los años 90, los sistemas de refrigeración han cambiado mucho. Con la integración de los climatizadores, los sistemas hoy son mucho más eficientes, no consumen a penas combustible y casi restan potencia al vehículo.

Aunque sólo usemos el aire acondicionado (A/A) en verano, para su correcto mantenimiento durante el invierno, deberemos ponerlo en funcionamiento como mínimo una vez al mes. De esta forma haremos que toda la mecánica responsable del funcionamiento del A/A no se “oxide”. Además, evitará que se resequen los conductos y, sobre todo, que no proliferen moho y bacterias en su interior causantes de los malos olores en el habitáculo.

Siempre hay que tener en cuenta que cuanto más calor haga fuera, más le costará enfriar el coche. Si una vez puesto en marcha el A/A observa que pasados unos minutos no enfría, esto puede deberse a varios motivos; bien a un problema en el compresor o a que el filtro del habitáculo está obstruido por la suciedad. Como ya hemos comentado en artículos anteriores, el cambio de los filtros es una operación de mantenimiento necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro vehículo. Entre estos filtros se encuentra el filtro de aire, cuya principal función es limpiar de impurezas el aire que entra en nuestro habitáculo: polen, partículas de contaminación, etc. así como evitar los malos olores.

Por otro lado, si se trata de un problema con el compresor, debemos asegurarnos que la carga de gas del aire acondicionado sea correcta. Esta operación solo la pueden hacer talleres autorizados debido a la toxicidad del gas del sistema de refrigeración. Recuerda que en nuestro taller podrás recargar el aire de tu vehículo con total seguridad y efectividad. Si tras realizar la recarga, observas que sigue sin enfriar lo suficiente, lo más probable es que el compresor esté averiado, por lo que habrá que proceder a su cambio. En nuestro desguace online disponemos de piezas y recambios nuevos, usados y reconstruidos, y con un año de garantía, para atenderte con total confianza y seguridad.